siete maravillas

siete maravillas
atracciones

viernes, 8 de junio de 2012

Maravillas antiguas

La estatua de Zeus, media 12 metros de altura y la construyó un famoso escultor griego llamado Fidias hacia 435 a.C. en el templo de Zeus una ciudad griega de Olimpia. El dios era de marfil, su túnica y sus adornos eran de oro. La construcción del templo se estaba terminando el 450 a.C., contando en sus frontones y metopas con grupos escultóricos de tal calidad que se consideraron la mejor representación del arte griego en su época. Pero es en el interior del templo donde se encuentra la gran estatua de doce metros de altura que durante todo un año Fidias había creado para representar al dios. El cuerpo estaba tallado en marfil y las ropas y joyas eran de oro. A sus pies se coronaba a los vencedores tratándolos como a auténticos héroes La estatua de Zeus, media 12 metros de altura y la construyó un famoso escultor griego llamado Fidias hacia 435 a.C. en el templo de Zeus una ciudad griega de Olimpia. El dios era de marfil, su túnica y sus adornos eran de oro. La construcción del templo se estaba terminando el 450 a.C., contando en sus frontones y metopas con grupos escultóricos de tal calidad que se consideraron la mejor representación del arte griego en su época. Pero es en el interior del templo donde se encuentra la gran estatua de doce metros de altura que durante todo un año Fidias había creado para representar al dios. El cuerpo estaba tallado en marfil y las ropas y joyas eran de oro. A sus pies se coronaba a los vencedores tratándolos como a auténticos héroes Coloso de Rodas Es importante porque su ciudad, del mismo nombre, es la capital del Dodecaneso, archipiélago compuesto por una veintena de islas. La situación geográfica de Rodas es privilegiada para comerciar con Grecia, el Asia Menor e incluso Egipto, y gracias a eso se ha convertido en el centro comercial más importante del Mediterráneo Oriental. Por ello no es extraño que alguna potencia de la época ambicione apoderarse de Rodas e intente tomarla, como Macedonia. Su rey, Demetrio I Poliarcetes, es conocido por su experiencia en el arte militar, sobre todo en los asedios, tanto, que en futuro los militares se referirán a la técnica de asediar fortalezas como "Poliarcética". Demetrio ataca, pues, Rodas. Sin embargo, la ciudad resiste los embates de este temible guerrero, quien finalmente se marcha con el rabo entre las piernas. ¡La ciudad ha resistido! Para celebrar este triunfo, la ciudad decide elevar un monumento memorable a Helios, dios del sol, en el puerto. Dirige las obras Cares de Lindos, discípulo de Lisipo. La estatua va creciendo, primero el armazón de hierro y sobre él las placas de bronce. Finalmente, cuando la estatua se termina mide nada menos que 32 metros de altura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada